Expresiones religiosas del Gobernador violan la Constitución y los principios de Estado...

Expresiones religiosas del Gobernador violan la Constitución y los principios de Estado democrático y laicidad: PRD

0
Compartir

Baltasar

·        La libertad de profesar cualquier religión, está plenamente garantizada en nuestra constitución y es un elemento esencial en un estado democrático, tanto como la laicidad del estado. Sin ambos principios es imposible la convivencia democrática, por ello se consagran ambos en el estatuto máximo de nuestro país.

·        MMM tiene todo el derecho de profesar la religión y dogma que considere, pero nunca en calidad de máximo titular del Poder Ejecutivo del estado.

·        Es parte de una reiterada de querer manipular a la sociedad a través de su fe, que debe ser erradicada.

Las expresiones religiosas manifestadas por el gobernador Miguel Márquez Márquez en una ceremonia católica, constituyen una violación al Estado laico. Como las y los guanajuatenses, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) demanda resultados fruto de un trabajo de gobierno honesto y eficiente y rechaza todo intento de manipulación basado en las creencias de culto.

El presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, Baltasar Zamudio Cortés, destacó que lo expresado por el gobernador es parte de una reiterada conducta de gran parte de la clase política, que debe ser erradicada.  Hacen pública una filiación religiosa que nada tiene que ver con el ejercicio de gobierno, resaltó.

Zamudio Cortés dijo que “a Miguel Márquez, como ciudadano, le asiste el derecho a tener una fe religiosa; la parte delicada del tema es que en la intervención en la que expresó sus creencias fue en  un acto público y de manera abierta se ostentó como gobernador, violando de manera flagrante el elemental principio de estado laico y con ello la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

El dirigente perredista añadió que  lo hecho por Márquez Márquez es muy común en diversos sectores de la clase política, quienes pasan por alto el principio de laicidad del Estado sea porque sus principios religiosos son para ellos más importantes que su responsabilidad como gobernantes o por mera demagogia.

Querer aprovechar las creencias religiosas de las y los ciudadanos es una maniobra burda de un populismo de derecha que no reconoce la pluralidad social en materia de creencias y no abona al fortalecimiento de nuestra vida democrática, concluyó.

No hay comentarios

Dejar una respuesta