DE GIGANTES y enanos

DE GIGANTES y enanos

0
Compartir

MosquedaAl tiempo que se integra la información respecto al recuento de daños por los sismos y huracanes en nuestro país, también nos empezamos a dar cuenta de cómo se afectó la actividad productiva en todos los lugares donde hicieron estragos los fenómenos naturales. Es inevitable imaginar el tiempo que tardará volver a la normalidad no sólo en sus hogares, por desgracia, también en sus actividades económicas.

Al tiempo que se despiden los grupos de rescate, con la convicción de que no hay más vidas que encontrar entre los escombros y también con el recuento de los edificios y casas dañados y especialmente los que se tendrán que derribar porque no tienen condiciones elementales de seguridad; la iniciativa de reconstrucción empieza a tener forma. Llegan donativos de distintas partes del mundo, fundaciones, gobiernos, personajes de la vida pública… aquí viene el primer punto de nuevo conflicto en la sociedad mexicana: Tampoco en estos temas los ciudadanos confían en el gobierno…

Más grave no puede ser: la sociedad, especialmente los jóvenes mexicanos no creen en la honestidad de sus gobernantes, el presidente, los gobernadores, los legisladores, los jueces y magistrados no tienen credibilidad ante la sociedad… demasiadas muestras de corrupción hoy impiden que los mensajes gubernamentales permeen en el pensamiento colectivo… cuando más se necesita de la comunicación directa entre sociedad y gobierno.

“Ante una sociedad anquilosada políticamente — el deseo de participación que detona una masiva movilización juvenil”

“Lo siento como un deber… no es por algo patriótico, no hago esto por un sentimiento mexicano, lo que me mueve es ver que la gente está sufriendo, han perdido su casa, tienen familiares muertos y siento que si no colaboro esto puede ir a peor”

“El Estado no está respondiendo a la tragedia”

“Hay mucha fuerza civil pero falta organización”

“Podríamos hacer mucho más, pero toda esa energía se pierde por culpa de los políticos”
(leído en el PAÍS) a propósito de las entrevistas que hicieron los comunicadores de este medio periodístico español con los jóvenes que representan el fenómeno de solidaridad en el desastre.

En la crisis que vive el país parece darse un diálogo entre gigantes y enanos… no se alcanzan a escuchar, no se entienden y los gigantes no confían en los enanos.

No tiene ningún desperdicio la propuesta del historiador Enrique Krause: ” Esto ya cambió, los partidos políticos son indignos de esta juventud” convirtámonos en auditores de la política.

“CERO SPOTS; DIEZ DEBATES” para las campañas electorales del 2018.

Una contraloría internacional para el manejo de los fondos de reconstrucción.

Reconstruyendo al país, se podrá rehabilitar la política. Es decir, la acción política en sí misma, no es el problema, son los políticos con nombre y apellidos que no saben estar a la talla que demanda la nación. Que hasta con los recursos para resolver los hogares de los hermanos están especulando y no inspiran confianza… los propios políticos de oposición quieren ganar credibilidad con discursos demagógicos señalando las desconfianzas que tiene del propio gobierno, es una historia sin fin.

Prefiero insistir en que consideremos las sugerencias de Krause.

¿Qué porque le concedo la razón al historiador Enrique Krause? Como dicen en la costa: …ya

Sé de qué lado masca la iguana!

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato 

presidente@iapguanajuato.org, gmg@gerardomosqueda.com.mx

gerardomosqueda/ mosquedagerardo

No hay comentarios

Dejar una respuesta